Miércoles, 29 Octubre 2014 09:57

El cine visita también los cementerios

  • Galería de imágenes
Valora este artículo
(0 votos)

En estas fechas en las que en los países de tradición cristiana se conmemora la fiesta de Todos los Santos, y en los que desde una perspectiva más frívola y mordaz se celebra la velada del Halloween, reminiscencia de las verbenas y juergas que el hábito de los mexicanos exterioriza con la memoria de sus muertos, vamos a ofrecer unos cuantos ejemplos de películas donde aparecen los cementerios.

En el cine se ama y se odia, pero también se vive y se muere. Y cuando esto último ocurre, muchos cineastas llevan las cámaras a los lugares donde transcurre la ceremonia: desde el velatorio hasta los cementerios. Unas veces con evidente humor como en “A Good Woman” (Mike Barker, 2004), “Chuecatown” (Juan Flahn, 2007) o “El oro de Moscú” (Jesús Bonilla, 2003).

Pero también con el rostro del dolor como en “Yo acuso” (Abel Gance, 1919), “Ordet (La palabra)” (Carl Theodor Dreyer, 1955), “A la vuelta de la esquina” (Jordan Roberts, 2004), “El sastre de Panamá” (John Boorman, 2001), “Ex: todos tenemos uno” (Fausto Brizzi, 2009), “Flores rotas” (Jim Jarmusch, 2005), “La luz prodigiosa” (Miguel Hermoso, 2003), “Los ojos de Julia” (Guillem Morales, 2010), “Mariposa negra” (Francisco J. Lombardi, 2006), “Philomena” (Stephen Frears, 2013) o “Sleepy Hollow” (Tim Burton, 1999).



Incluso los extraterrestres como Terminator y Klaatu se acercan a nuestros muertos. El primero cargando con un ataúd en “Terminator 3: la rebelión de las máquinas” (Jonathan Mostow, 2003) y el segundo visitando un cementerio en “Ultimátum a la Tierra” (Scott Derrickson, 2008). Por supuesto, el cine de terror está lleno de cementerios y zombis que salen de sus tumbas. O que viven fuera y dentro de ellas como los “Nosferatu” de Murnau (1922) y Werner Herzog (1979).

Muertos y cementerios han rodado desde Fellini (“La ciudad de las mujeres”, 1980) hasta John Schlesinger (“Cowboy de medianoche, 1969). Pasando por cineastas como José Antonio Nieves Conde (“Surcos”, 1951), Alfred Hitchcock (“Atrapa a un ladrón”, 1955), Joseph L. Mankiewicz (“La condesa descalza”, 1954), Sidney Pollack (“Ausencia de malicia”, 1981), Carlos Saura (“Mamá cumple 100 años”, 1979), François Truffaut (“La novia vestida de negro”, 1967), Manuel Summers (“La niña de luto”, 1964) o Francesco Rosi (“Crónica de una muerte anunciada”, 1987).

Les proponemos 15 momentos de muerte en otras tantas imágenes para recordar estas películas que, cuando llega la secuencia del enterramiento –a no ser que sea tratada con ese humor del que hablábamos al principio–, produce, qué duda cabe, un repelús en la mayoría de los espectadores que la ven.

Visto 1338 veces